La ONU alerta del mayor éxodo de civiles sirios desde el principio de la guerra

La ofensiva final del Gobierno de Damasco contra la provincia noroccidental de Idlib, último reducto de la oposición, está causando el mayor éxodo de civiles de una guerra que está punto de cumplir nueve años de hostilidades. Dos meses después del inicio de los ataques del Ejército de Damasco coordinados con la aviación aliada de Rusia, más de 900.000 personas, en un 80% mujeres y niños, han tenido que abandonar sus hogares en medio del frío, la nieve y la lluvia desde el inicio de los combates, que se han cobrado cerca de 300 vidas de no combatientes. La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha denunciado este martes los “indiscriminados” e “inhumanos” ataques sufridos por la población en el noroeste de Siria, y ha urgido a las partes a facilitar corredores humanitarios. 

Seguir leyendo.