Recorrido por un paisaje hostil

“Di que te has caído del muro para que tu madre no acabe en la cárcel’. Tenía siete años, mi madre no estaba bien. Me lo repito una y otra vez: no era mala, pero no estaba bien…” Violeta hace esta reflexión encaramada a una mesa. Recuerda cómo la violó su padre, cómo todos los que la rodeaban callaron y la sarta de mentiras con las que se apresuraron a tapar el delito: “¿Y yo? Yo quise romper con todo”. Esto es parte de una de las siete escenas de Negro Violeta. El color invisible, el monólogo que se estrena el miércoles 4 en la sala La Fundición de Sevilla protagonizada por la actriz Viviane Araujo y con la dirección de escena de Fernando Lima.

Seguir leyendo.