Buena publicidad con protagonistas equivocados

Hoy me toca hablar de publicidad, algo de lo que huyo como alma que lleva el diablo en la televisión lineal. De hecho, mi consumo de televisión en vivo es mínimo. Algún informativo, y algo a la hora de la cena que me requiera cero esfuerzos de la neurona.

Seguir leyendo.