México anuncia la “rifa simbólica” del avión presidencial

Si no se puede vender, que se rife. Esa es la decisión que ha tomado este viernes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sobre el destino del avión presidencial. El mandatario ha asumido como una de las banderas de su Gobierno deshacerse de la aeronave, un Boeing 787-8 adquirido por 218 millones de dólares durante la Administración de Felipe Calderón (2006-2012), que no ha encontrado un comprador en poco más de un año. La rifa se llevará a cabo el 15 de septiembre y se emitirán seis millones de billetes (o “cachitos”, como se les llama en México), con un costo de 500 pesos (unos 25 dólares) cada uno. El concurso, sin embargo, es de carácter simbólico porque el ganador no se llevará el avión, sino 100 premios de 20 millones de pesos (poco más de un millón de dólares). 

Seguir leyendo.