Respeto para todos

Reivindicaciones políticas, nuevos comienzos, ritmos trepidantes, hombres de moda, estilos que vuelven, reinvenciones, regresos a las raíces y mucho más. Aquí cabe de todo. Y eso que no tenemos tiempo para investigar todo lo que surge en la escena musical por los distintos rincones de África. Y es que el continente está en ebullición (en lo que a música se refiere). Por eso, no perdemos más tiempo en prolegómenos y pasamos a lo importante.

Seguir leyendo.

Sobredosis de creación musical en el continente africano

Se nos amontona el trabajo, no dejan de llegarnos nuevas composiciones de artistas desde todos los rincones del continente. Parece que todos ellos se han puesto de acuerdo para presentar sus nuevos trabajos al mismo tiempo. Por eso, resulta difícil hacer una selección y elegir que presentar aquí entre de todo ese material, pero lo intentamos. Como tantas otras veces, hoy hay un poco de todo. Estilos más tradicionales se mezclan con tendencias más rompedoras. Artistas consagrados con aquellos que intentan hacerse conocer. Mensajes profundos con líricas banales. Vídeos muy inspirados y provocadores con aquellos que perpetúan los tópicos de siempre. En definitiva, nada está cerrado, todo sigue abierto y cada cual puede elegir lo que más le atraiga.

Seguir leyendo.

“Este 2020 va a ser un agujero negro”

Este 2020 ya nadie puede asegurarte que el concierto o el festival al que vas a ir se pueda celebrar. Esta semana se ha cancelado el Tomavistas Extra, un ciclo musical adaptado a estos tiempos extraños que iba a reunir en Madrid a algunas de las mejores bandas de la escena independiente nacional. Horas antes de conocer la noticia, charlamos con la artista que iba a estrenar el escenario del parque Enrique Tierno Galván, Natalia Lacunza (Pamplona, 1999).

Seguir leyendo.

Muere el artista de ‘performance’ Ulay, compañero de Marina Abramovic

El artista de performance alemán Ulay ha fallecido este lunes en Liubliana, Eslovenia, a consecuencia de un cáncer linfático a la edad de 76 años. Ulay, cuyo nombre real era Frank Uwe Laysiepen, fue conocido sobre todo por su trabajo en común con la artista Marina Abramovic, que llevaron a cabo durante 12 años, entre 1976 y 1988. Con la famosa performer serbia, que también fue su compañera sentimental en aquella época, en la que vivieron juntos en una camioneta, Ulay llevó a cabo numerosas acciones artísticas con el objetivo de anular el sentido del yo para dar forma a una entidad artística única e individual, capaz de trascender los límites de lo público y lo privado.

Seguir leyendo.

La otra cara del Thyssen

Este es un viaje al interior de un museo: el madrileño Thyssen-Bornemisza, uno de los tres vértices del llamado triángulo del arte (que completan el Prado y el Reina Sofía), donde se guardan las colecciones del barón Hans Heinrich Thyssen, fallecido en 2002, y su esposa, Carmen Cervera. Pero no se trata de hacer un recorrido por las salas donde el año pasado transitaron 1.034.941 de visitantes, ni de poner el foco en sus más de 600 artistas y cerca de mil cuadros desplegados en sus muros. Esta es una incursión a la trastienda del palacio de Villahermosa: un acceso privilegiado a algunos de esos espacios que casi nunca se ven y apenas se oyen, pero que, sin su trabajo, el museo no podría sacar adelante su día a día.

Seguir leyendo.

Los siete jóvenes que toman el relevo del arte en España

La idea de generación es una de las más resbaladizas del campo del arte. Los límites son imprecisos; las distancias, vaporosas; y la pertinencia, discutible. Ligada a la escena joven, la expectativa se dispara y lo futurible se convierte en una marca antes de caer en un inmenso cajón de sastre. Aunque parece que hay consenso. En los tiempos que corren, dispersos de por sí, el término generacional languidece al tiempo que clama una regeneración. No hace mucho que La Casa Encendida de Madrid, que acaba de inaugurar una nueva edición de su proyecto Generaciones y que lidera el premio más importante en España para los artistas menores de 35 años, puso el interrogante en su propio certamen abriendo el debate sobre cuáles son las estructuras que legitiman eso de ser artista emergente y sus contrapartidas. La última generación lo tiene claro: el término está obsoleto y urge desbordarlo desde otro lugar y con otros términos. Llamémoslo círculo de intereses, motor de correspondencias, pulso común, maneras de hacer, grupo de afinidad o sistema celular. Ilusión o coincidencia. Ahí el rango de edad pasa a un segundo plano y la identificación es transgeneracional.

Seguir leyendo.