Almodóvar ‘el ventrílocuo’ y otros episodios delirantes de la vida del diseñador de la Constitución

Decía el director de cine Max Ophüls –a través de la protagonista de su película Lola Montes– que la vida es movimiento. José Luis Alexanco (Madrid, 1942) no conocía la cita, que sin embargo parece hecha a su medida. No solo porque el hilo conductor de su producción artística sea el movimiento, sino porque no ha parado de moverse a lo largo de su vida, y quizá lo más estático que ha diseñado sea la edición príncipe de la Constitución Española de 1978 (“Con lo que me pagaron por la primera edición de la Constitución pude vivir un año”).

Seguir leyendo.

España incluye el ajedrez en su imagen para la Expo Universal Dubái 2020

Hay motivos de peso -históricos y actuales- para conectar a España con la inteligencia a través del ajedrez, que los árabes trajeron a Andalucía en el siglo IX. Acción Cultural Española (AC/E) ha colgado sobre esa percha gran parte de la imagen nacional en la Expo Universal, en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), del próximo 20 de octubre al 10 de abril de 2021, y en sus actividades previas. Entre ellas, un inédito torneo mundial escolar por internet cuya inscripción se cierra el 31 de marzo.

Seguir leyendo.

España incluye el ajedrez en su imagen para la Expo Universal Dubái 2020

Hay motivos de peso -históricos y actuales- para conectar a España con la inteligencia a través del ajedrez, que los árabes trajeron a Andalucía en el siglo IX. Acción Cultural Española (AC/E) ha colgado sobre esa percha gran parte de la imagen nacional en la Expo Universal, en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), del próximo 20 de octubre al 10 de abril de 2021, y en sus actividades previas. Entre ellas, un inédito torneo mundial escolar por internet cuya inscripción se cierra el 31 de marzo.

Seguir leyendo.

Siempre habrá sangre para Drácula

En 2003, el fotógrafo danés Joachim Koester fue invitado a visitar Rumania, y decidió centrarse en Transilvania. Allí retrató el camino que realizó el abogado Jonathan Harker a través del paso de Borgo hasta el valle de Bargau, en los Cárpatos, donde se sitúa el castillo del conde Drácula. Aquel viaje fue inventado por Bram Stoker para su novela Drácula (1897), que introdujo a los vampiros en la época moderna. Stoker nunca pisó el continente europeo, aunque acertó con su descripción de los bosques transilvanos. Sin embargo, lo que Koester encontró fue los restos paisajísticos de una dictadura comunista, y una terrible deforestación. Donde en el libro se erigía el castillo del conde, se levantó en 1982 el hotel Conde Drácula, otra lamentable muestra de gris urbanismo de los regímenes comunistas, rodeada de ruinas de inversiones inmobiliarias capitalistas. Y Koesler así lo refleja en sus fotografías, actas de aquella ficticia memoria histórica. Ni rastro de la magia, el misterio y el erotismo de los vampiros en la cuna de su leyenda.

Seguir leyendo.

Los siete jóvenes que toman el relevo del arte en España

La idea de generación es una de las más resbaladizas del campo del arte. Los límites son imprecisos; las distancias, vaporosas; y la pertinencia, discutible. Ligada a la escena joven, la expectativa se dispara y lo futurible se convierte en una marca antes de caer en un inmenso cajón de sastre. Aunque parece que hay consenso. En los tiempos que corren, dispersos de por sí, el término generacional languidece al tiempo que clama una regeneración. No hace mucho que La Casa Encendida de Madrid, que acaba de inaugurar una nueva edición de su proyecto Generaciones y que lidera el premio más importante en España para los artistas menores de 35 años, puso el interrogante en su propio certamen abriendo el debate sobre cuáles son las estructuras que legitiman eso de ser artista emergente y sus contrapartidas. La última generación lo tiene claro: el término está obsoleto y urge desbordarlo desde otro lugar y con otros términos. Llamémoslo círculo de intereses, motor de correspondencias, pulso común, maneras de hacer, grupo de afinidad o sistema celular. Ilusión o coincidencia. Ahí el rango de edad pasa a un segundo plano y la identificación es transgeneracional.

Seguir leyendo.