Primera echa a andar

Comienza la cuenta atrás para el inicio de LaLiga Santander 2020/21 y los equipos participantes afrontan el regreso al trabajo con la Eurocopa en juego. Las bajas, las fechas señaladas en el calendario y la ‘traba’ que suponen los Juegos Olímpicos, al detalle  Leer

La primera gran noche de Gerard Moreno

Nosotros le llamábamos, le seguimos llamando, Geri. Hace unos años, el futbolista del Villarreal CF Gerard Moreno era uno más. Un compañero, un amigo. Un zurdo con un tobillo endiablado que siempre encontraba la forma de salir airoso del regate y llevarse el balón, o alojarlo en la red si le caía cerca de la portería. Un tipo sonriente al que nunca faltaba una imitación o una broma a mano, y que solo se ponía serio cuando pisaba el campo. También un competidor nato al que pocas veces se vio perder una partida de lo que fuera, rival temible en el tenis de mesa, capaz de cualquier artimaña para liquidarte hasta en el parchís. Un chico sencillo, trabajador, humilde que antes de afrontar su primera final en el fútbol profesional, esta noche contra el Manchester United por la conquista de la Europa League, asoma al otro lado del teléfono para rememorar la vez en la que se estrenó levantando un título frente a las cámaras de televisión. Cuando solo tenía doce años y compartía vestuario, entre otros, con el que escribe estas líneas.

Seguir leyendo.

Las notas de LaLiga: el once ideal, el MVP, la revelación, el mejor fichaje…

Resultados de las encuestas de Marca votadas por los aficionados  Leer

El apellido eterno de La Rosaleda

Miguel Zambrana ha estado 40 años cuidando de las botas, de los balones, de las camisetas y de los jugadores del Málaga CF. A sus 62 años, sonríe al recordar el clima de jolgorio que vivía de niño en su casa cada vez queganaba el equipo. Todavía se llamaba CD Málaga y era su padre, Pepillo, el utillero. Fue él quien comenzó con una saga que va ya por su tercera generación. “Cuando perdían, mi madre nos decía a mí y a mi hermana que nos quedáramos tranquilos porque mi padre iba a estar angustiado. El Málaga ha sido siempre nuestra forma de vivir”. El hijo sucedió al padre en 1982. Para su primera pretemporada, se llevó a Bélgica la mejor ropa que tenía. El traje de su boda. Toda una declaración de intenciones. 40 años más tarde, el matrimonio entre los Zambrana y La Rosaleda sigue más vivo que nunca en LaLiga SmartBank. Miguelillo es desde hace un año el tercer Zambrana a cargo de la sala de utillería de La Rosaleda que lleva el nombre de su difunto abuelo.

Seguir leyendo.

Con más minutos que nadie

Desde que el pasado 11 de junio regresó la competición tras el parón por el <strong>Covid</strong>, el <strong>Sevilla</strong> suma 316 días en los que prácticamente no ha descansado, jugando 63 partidos  Leer

La estrella que juega desde casa

Hasta hace poco, Adrià Domènech iba para baloncestista. Nacido 20 años atrás en Badalona, la ciudad del Joventut, donde el Dream Team estadounidense de Jordan asombró al mundo en los Juegos Olímpicos de 1992 y cuna de internacionales como Pau Ribas, lo suyo siempre fue repartir asistencias como base del equipo local de los Maristes. Pero unos meses atrás y sin haber chutado casi un balón en su vida, un club de fútbol, la UD Logroñés, le puso un contrato sobre la mesa. Necesitaban a alguien que en vez de marcar goles con los pies, los metiera con las manos.

Seguir leyendo.

El mejor partido de su vida

El canal de Youtube del Real Madrid reveló hace algunos meses uno de los rituales del delantero francés Karim Benzema antes de saltar al terreno de juego. Uno de los utilleros del equipo toca sus botas para darle suerte. Fernando Sanz, que también pasó por el equipo blanco y que ahora es director de Director de Relaciones Institucionales Internacionales y director del Programa de Embajadores y Leyendas de LaLiga, lo intenta razonar: “No sé por qué, pero si haces algo y ganas, intentas repetirlo cada vez. No tiene explicación”. Lejos del césped, Sanz aplica ahora una fórmula que, cree, irracionalmente, asegura el éxito madridista. “Para partidos importantes como ElClásico suelo juntarme con mi familia y con amigos. Me gusta ver la intensidad con la que mis hijos viven el fútbol. Ellos son quienes no pueden faltar cuando nos sentamos a ver fútbol”, dice. El sábado vivió una vez más el duelo rodeado de gente y el talismán funcionó. Sanz estuvo con sus excompañeros Iker Casillas y Fernando Morientes en una experiencia singular. Los tres recibieron a los ganadores de Vive LaLiga Santander, una iniciativa de la organización deportiva para reunir a aficionados y leyendas frente al televisor como si estuvieran en casa.

Seguir leyendo.

El cámara que cambió la guerra por el fútbol

A los 16 años ganó sus primeras pesetas grabando los partidos de fútbol en los que se enfrentaban los bares de su ciudad, Elche, y vendiendo los casetes de vídeo de esas pachangas. A los 18 dedicaba las tardes libres que le dejaba la mili para contar al resto del mundo, a través de su cámara, los años de plomo de ETA. A los 21, estaba ya en la guerra: se marchó a Kosovo para seguir captando la realidad cruda, algo que haría por el resto de su vida, incluso entre las bombas. A los 51, Diego Miralles lo ha visto (y lo ha grabado) todo. En sus brazos murió en 2003 el reportero gallego José Couso después de que el ejército norteamericano atacara el Hotel Palestine en Bagdad (Irak). Al año siguiente se vio apartando decenas de cadáveres que el agua arrastraba contra sus antenas para seguir emitiendo el desastre causado por el devastador tsunami de 2004 en Indonesia. Cuando ya no pudo más, o no quiso más, cuando sus vacaciones, lo que él llama vacaciones, “volver a casa”, se hicieron más complejas, cuando sus hijas comenzaron a mirar de reojo el chaleco antibalas que colocaba al lado de la puerta antes de salir a cada expedición, Miralles eligió el fútbol otra vez. Ahora es el director de la unidad de cámaras especiales de Mediapro, la productora de las retransmisiones de LaLiga, una especie de ilusionista que crea los planos más espectaculares de partidos que llegan a 600 millones de personas, como ElClásico de este sábado. “Pasé de contar lo que nadie quiere ver a entusiasmar a todo el mundo”. Un mensaje que la propia organización refuerza de cara al próximo Real Madrid-FC Barcelona con una campaña que llevará el partido a los rincones más recónditos del planeta.

Seguir leyendo.