Mentiras para blanquear el fascismo y reescribir la historia de España

La falsa equiparación entre la II República y la dictadura de Francisco Franco que Pablo Casado hizo el pasado miércoles no es una excepción en los discursos del líder del Partido Popular. “La Guerra Civil fue un enfrentamiento entre quienes querían la democracia sin ley y quienes querían la ley sin democracia”, dijo el presidente del PP, una frase rebatida por los historiadores, que recordaron de forma unánime que la contienda de 1936 comenzó como consecuencia del golpe de Estado de Franco. Pero la afirmación, que Casado llevaba escrita para su intervención en el Congreso de los Diputados, es similar a otras pronunciadas por el propio Casado y otros líderes del PP y de Vox en sus discursos para desprestigiar la II República, criminalizar el comunismo y blanquear el fascismo.

Seguir leyendo.

Perú abre Machu Picchu para un solo turista

Un japonés se convirtió este domingo en el primer turista en siete meses que visita la ciudadela inca de Machu Picchu, joya del turismo peruano, que permanecía cerrada desde marzo por la pandemia. “¡Sueño Cumplido!”, indicó la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo del Cusco (Dircetur) en su página de Facebook, sobre la visita del japonés Jesse Takayama, de 26 años, a la ciudadela, que las autoridades esperan reabrir en noviembre.

Seguir leyendo.

Memoria histórica, versión ampliada

El legado póstumo que nos dejó el franquismo es convencer a muchos ciudadanos de que intentar reparar las consecuencias más lacerantes de la dictadura es antipatriótico, porque lo patriótico es dejarlas estar

Podemos cumple con la Constitución; el PP no

Parece haberse reducido a la Constitución al título preliminar y los artículos primero y segundo que versan sobre la unidad de España

El joven que susurraba a los brigadistas

Patricio de Azcárate descubrió España durante la Guerra Civil. Hasta entonces, el país simbolizaba los veranos de la infancia en la casa solariega de León y un puñado de recuerdos familiares. El golpe militar le sorprendió en Ginebra, donde su padre era secretario de la Sociedad de Naciones. Meses más tarde, el gobierno republicano presidido por Juan Negrín le nombró embajador en el Reino Unido, una plaza estratégica que había quedado vacante cuando Julio López Oliván renunció a su cargo y se unió a los sublevados. Patricio volvió a Londres, donde nació en 1920. Sin embargo, su cabeza estaba en el frente español, donde ya luchaba su hermano mayor, dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas. Una vez concluidos sus estudios de bachillerato tomó un tren hasta Barcelona y se incorporó como voluntario al Ejército Popular de la República.

Seguir leyendo.

Almodóvar ‘el ventrílocuo’ y otros episodios delirantes de la vida del diseñador de la Constitución

Decía el director de cine Max Ophüls –a través de la protagonista de su película Lola Montes– que la vida es movimiento. José Luis Alexanco (Madrid, 1942) no conocía la cita, que sin embargo parece hecha a su medida. No solo porque el hilo conductor de su producción artística sea el movimiento, sino porque no ha parado de moverse a lo largo de su vida, y quizá lo más estático que ha diseñado sea la edición príncipe de la Constitución Española de 1978 (“Con lo que me pagaron por la primera edición de la Constitución pude vivir un año”).

Seguir leyendo.

Los falsificadores de Dios

La pequeña comunidad española de misioneros claretianos en París selló sus labios durante 80 años y guardó un secreto que ayudó a salvar la vida de 155 personas durante la ocupación nazi de Francia entre 1940 y 1944. Ubicada en la estrecha calle de la Pompe, número 51 bis, a media hora a pie de la Torre Eiffel, la iglesia de la Misión Católica Española atesora en un minúsculo armario centenares de partidas de bautismo falsas que cuatro sacerdotes de la orden escribieron y firmaron para evitar que el Gobierno de Vichy arrestase a decenas de familias judías. Impregnados con un intenso olor a polvo y abandono, esos tomos son una prueba de cómo Gilberto Valtierra, Joaquín Aller, Emilio Martín e Ignacio Turrillas pusieron en peligro sus vidas tras acoger a esas personas y facilitar que, con esos nuevos documentos, pudiesen huir del país o garantizarles cierta protección ante las frecuentes deportaciones a campos de concentración y exterminio. Ocho décadas después, el secreto de los falsificadores de Dios rompe las cadenas del silencio y ve por fin la luz.

Seguir leyendo.

Un dibujante en el campo de concentración

En los campos de concentración de la Cataluña francesa —Bram, Argelès-sur-Mer, Barcarès, Saint-Cyprien, Agde, Rivesaltes…—, en el feroz 1939, se cumplió a la perfección el triple lema de la République: libertad, igualdad, fraternidad. La teórica libertad, para los refugiados republicanos españoles que así lo desearan, de volver a su país (donde les esperaría, eso sí, un difícil contexto de persecución y desprecio, y quién sabe qué más). La igualdad de condiciones entre todos aquellos prisioneros en aquellas playas rodeadas de alambre de espino: hambre, miseria, enfermedad y muerte. Y la fraternidad obligada entre quienes compartían semejante horizonte. Así que en la Francia de 1939, que el 25 de febrero ya había reconocido el Gobierno de Franco y el 2 de marzo había nombrado a Pétain embajador en España, todo era de una coherencia absoluta y no había nada que objetar.

Seguir leyendo.

Supervivientes de una generación

Por si no hubiera sido bastante con la guerra, la hambruna, la dictadura. Por si no hubieran demostrado ya que un país puede superar una formación del espíritu nacional con vicios como el autoritarismo y la obediencia ciega para caminar en pos de la democracia y la tolerancia. Por si acaso haber pasado hambre y frío de niños no supusiera suficiente excusa para luego, jubilados, contribuir a que los hijos y los nietos pudieran torear el presente de una crisis como la de 2008 y apartar la maleza que no dejaba ver el futuro a sus nietos, ya bien entrado el siglo XXI… Por si todo eso no sirviera, no hubiese sido suficiente prueba para colgarles medallas y protegerlos hasta el fin de sus días, llegó la —esperemos— última gran prueba que ha tenido que afrontar esa generación de abuelos y bisabuelos nacida en los años veinte, treinta y cuarenta del siglo XX. El último aguijón les ha picado con veneno en la cara (en España, el 86% de los muertos por covid-19 tenían más de 70 años). Muchos de ellos han sobrevivido pasando por los hospitales y las cuarentenas después de que les haya dado de lleno. Una genética de resistencia ha convertido a algunos de ellos en vanguardia entre los pacientes. Esgrimen un descomunal desafío ante el sacrificio que ha servido de nuevo como ejemplo de su mano para un país que ya se ha repuesto gracias a ellos muchas veces ante los mayores golpes. Saben lo que es la incertidumbre. Que un día pasa, vuelve a salir el sol y se disipan las tinieblas. Caminan armados, como transportando la piedra de Sísifo. Caen, pero se vuelven a levantar. Son los supervivientes mayores del coronavirus.

Seguir leyendo.

Futurismo: cuando los arquitectos radicales imaginaron un mundo de cápsulas, nomadismo y plástico

Cuando la incertidumbre es la moneda de cambio global se hace complicado imaginar cómo será nuestra vida dentro de un año o incluso dentro de un mes. El azote de la pandemia de la covid-19 va a cambiar la manera en que vivimos y, sobre todo, cómo ocupamos los espacios públicos. Los arquitectos y diseñadores ya han comenzado a reimaginar la realidad postcoronavirus, a pesar de las pocas certezas que existen todavía.

Seguir leyendo.

El alegato de Pablo Iglesias

Cuando uno es vicepresidente segundo del Gobierno debería recordar que la forma política del Estado en España es la monarquía

Los nuevos años veinte

ES LUNES Y sobre la barra de aluminio del bar madrileño El Retorno se apuntalan los codos de jubilados, taxistas y policías municipales. En las mesas, cubiertas con manteles de papel, conviven cafés y botellines; en el suelo, servilletas y kikos. Por encima del silbido de la máquina de café, la musiquilla de la tragaperras y el telediario se oye la voz de la dueña: “Tengo un evento”, explica mientras una comitiva va desfilando hacia el comedor, que hoy permanece cerrado a los clientes. Se abre la puerta corredera, que más que correr repta, y los parroquianos alcanzan a ver un trasiego de guardarropas, perchas y espejos. Se cierra de nuevo y en la barra vuelven a la prensa deportiva. A lo largo del día pasará por aquí Kaydy Cain, un trapero que renunció al trap, y Diego Guerrero, un chef al que no le gustaba cocinar. Un cómico serio, Ernesto Sevilla. Sergio Momo, un actor bromista. Un escritor pluriempleado, Miqui Otero, y dos políticos nacionales, uno desencantado con la política y otro desencantado con la nación: Borja Sémper y Gabriel Rufián. Un cóctel de carácter reunido para revisitar el estilo de una década que cumple un siglo y cuya herencia llega hasta hoy: los años veinte.

Seguir leyendo.

Ortega Smith se niega a retractarse de sus falacias sobre las Trece Rosas

Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, ha puesto demasiados peros en el acto de conciliación que este viernes reunía en el Juzgado de Primera Instancia número 40 de Madrid al dirigente de extrema derecha —que ha evitado acudir en persona y ha enviado a un abogado en su nombre—, a la asociación 13 Rosas de Asturias y a los sobrinos de Dolores Conesa, una de las jóvenes fusiladas en las tapias del cementerio de la Almudena el 5 de agosto de 1939. El político de la formación ultra ha rechazado retractarse públicamente de las falacias y descalificaciones que vertió en la televisión sobre las Trece Rosas, cuando aseguró que habían “torturado, asesinado y violado vilmente”. “Cometieron crímenes brutales en las checas”, declaró durante una entrevista en TVE, pese a que la propia documentación del régimen franquista lo desmiente.

Seguir leyendo.

González y Aznar culpan a los extremismos de romper los consensos de 1978

Son expresidentes del Gobierno de España, hacen bolos juntos cuando hace nada se denostaban; en los foros de debate tienen más coincidencias que discrepancias; se sienten cada vez más liberados de ataduras partidistas, y están entre “muy preocupados” y “angustiados” por la deriva extremista de la clase política. Felipe González y José María Aznar fueron este jueves las estrellas del I Congreso Nacional de la Sociedad Civil, en el Casino de Madrid. Los expresidentes concluyeron, con distintas expresiones, que los consensos labrados desde la Transición, en 1978, los han “roto” los extremismos y la radicalidad. Puestos a “repensar España”, que era el objetivo de la cita, González pide a los políticos que se quiten “los cuchillos y navajas de la boca” y Aznar que construyan ideas moderadas donde estén la mayoría de los españoles.

Seguir leyendo.

Israel condena a una comparsa del carnaval de Campo de Criptana por “banalizar” el Holocausto

La Embajada de Israel en España ha mostrado su condena y repugnancia por una comparsa de carnaval que ha desfilado por Campo de Criptana (Ciudad Real) por entender que banaliza el Holocausto y hace “burla de los seis millones de judíos asesinados por los nazis”. El desfile de la comparsa señalada, de la Asociación Cultural El Chaparral de Las Mesas (Cuenca), pretendía, sin embargo, homenajear a las víctimas del exterminio y recordar “uno de los hechos más deshonrosos ocurridos en la historia de la humanidad”, haciendo desfilar a personas disfrazadas de nazis y otras de judíos de los campos de exterminio al son de música disco, informa Europa Press.

Seguir leyendo.

‘1917’, la favorita de los Oscar 2020, vista por un militar cinéfilo

La Primera Guerra Mundial iba a durar poco y se convirtió en una larga contienda con cerca de 18 millones de muertos y con conclusiones que años después se siguen padeciendo. En 1917, de Sam Mendes, se cae en varios errores que parecían superados en el cine, con lo que pierde interés.

Seguir leyendo.