William Kentridge: “Soy un campesino que no quiere abandonar su pueblo”

Las curvas de una tuba abrazada a una butaca, una cámara de 16 milímetros en trípode de madera y una cafetera italiana dibujada en tiza en una pizarra sobre caballete. Entrar en el estudio de William Kentridge es como penetrar en una de sus animaciones. Hay esbozos y recortes, la escalera, el megáfono metálico, cónico e icónico, y muchos de estos objetos que, repitiéndose, borrándose y redibujándose, han convertido al artista sudafricano en uno de los referentes mundiales del arte contemporáneo actual. 

Seguir leyendo.

Viva el cine que no se entiende

Iain Reid es escritor. Nació en Canadá hace 40 años. Hace cuatro publicó una novela, su primera novela. Instantáneamente se convirtió en un éxito internacional. Era una novela difícil, que parecía avanzar en círculos sin ir a ninguna parte. Pero eso no impidió que fuese un éxito internacional. Nadie escribió un artículo sobre de qué manera podía interpretarse la historia de Jake y Lucy, la pareja que conduce hasta la casa de los padres de él, en mitad de una horrenda nevada, teniendo una conversación de altísimo nivel intelectual, mientras ella piensa en dejarlo. Sí, la novela de Reid es lo que hay detrás de lo último del siempre controvertido, por escurridizo, Charlie Kaufman. Su película Estoy pensando en dejarlo provoca, junto al Tenet de Christopher Nolan, y tal vez en breve la reciente ganadora de la Concha de Oro en San Sebastián, Beginning, el ataque del espectador acomodado que ni siquiera es consciente de que lo es.

Seguir leyendo.

Christian Boltanski: “Mi trauma es mi fecha de nacimiento”

Su estudio, un antiguo taller de carpintería en el suburbio parisiense de Malakoff, está lleno de bebés gigantes. Christian Boltanski (París, 1944) pasó buena parte del confinamiento ampliando cientos de imágenes de recién nacidos que encontró en un viejo diario polaco, como si esperara que esos retoños le contagiasen las ganas de renacer. El artista, que acaba de protagonizar una retrospectiva apoteósica en el Centro Pompidou, última de las consagraciones en una larga trayectoria marcada por la cuestión de la memoria y el olvido, se plantea ahora cuál será su próximo paso en un momento de máxima incertidumbre, para el mundo y para su propia obra.

Seguir leyendo.

Eugenio Merino hace rodar las cabezas de los presidentes Trump, Bolsonaro y Putin

Una chica camina hasta el centro del estanque de la explanada frente al Capitolio de Washington. Se para. Mete las manos en el agua. Saca del fondo una bolsa de basura con un bulto en su interior. De ella sale la cabeza de Vladimir Putin. La coloca en el suelo. Y comienza una pachanga sin reglas donde todo el juego consiste en pasarse la testa de silicona del presidente ruso.

Seguir leyendo.

Oviedo: naturaleza, arquitectura y cultura en el corazón del Principado

Los caminos de Woody Allen y la ciudad de Oviedo se cruzaron de manera insospechada en el 2002. El prestigioso director de cine estadounidense, galardonado aquel año con el Príncipe de Asturias de las Artes, viajó hasta la capital del Principado para recoger el premio. Hasta entonces, nunca había oído hablar de Oviedo, pero el flechazo fue instantáneo. “Es una ciudad deliciosa, exótica, bella y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera… Como un cuento de hadas”, se deshizo el cineasta, que también le dedicó varias páginas en su biografía A propósito de nada, publicada el pasado mes de mayo. Oviedo correspondió el amor de Allen con una estatua en una céntrica calle solo un año después de su visita.

Seguir leyendo.

Futurismo: cuando los arquitectos radicales imaginaron un mundo de cápsulas, nomadismo y plástico

Cuando la incertidumbre es la moneda de cambio global se hace complicado imaginar cómo será nuestra vida dentro de un año o incluso dentro de un mes. El azote de la pandemia de la covid-19 va a cambiar la manera en que vivimos y, sobre todo, cómo ocupamos los espacios públicos. Los arquitectos y diseñadores ya han comenzado a reimaginar la realidad postcoronavirus, a pesar de las pocas certezas que existen todavía.

Seguir leyendo.

Los Reyes inauguran Arco y visitan el estand de EL PAÍS

Las palabras pesan como losas pero a las palabras se las lleva el viento. Las palabras son precisas y contradictorias; eficaces y confusas; verdades con las que contamos cuentos. Convertidas en imágenes, las palabras son también una forma de arte. Con ellas ha levantado Antoni Muntadas (Barcelona, 78 años) su estand de Arco para EL PAÍS: un espacio construido con la ayuda del arquitecto Juan Herreros en el que 10 palabras íntimamente unidas a la política y los medios de comunicación se degradan ante los ojos del visitante hasta volatilizarse.

Seguir leyendo.

‘Peridis’: “En comarcas de la montaña palentina nacen ya más osos que niños”

PARA JOSÉ MARÍA PÉREZ, Peridis (Cabezón de Liébana, Cantabria, 1941), la transformación social es fácil. No lo dice en teoría. Lo ha comprobado en la práctica. Cuando cada día termina su tira para EL PAÍS —en 44 años ha fallado solo cuatro veces a la hora de entregarla—, se pone a movilizar recursos humanos y técnicos. Construir, para él, como arquitecto, no es un verbo que implique dinero para el bolsillo, sino riqueza colectiva. Lo ha aprendido, entre otras cosas, de su convivencia con las ruinas. Cuando era niño, el patio y la plaza donde bajaba a jugar eran un monasterio arrasado por el paso del tiempo: Santa María la Real, en Aguilar de Campoo, donde creció. Hoy, gracias a su inventiva y a la de la gente que aglutinó en lo que ahora es la fundación con el nombre del monumento, es un lugar público donde se ha puesto en marcha un instituto público y un foro de debate para la conservación del patrimonio. De ahí ha salido la Enciclopedia del Románico, que está a punto de culminar con 70 tomos con la colaboración de CajaDuero y las fundaciones de La Caixa, Telefónica, Areces, ACS, Red Eléctrica, el Inem y el Ministerio de Cultura. Cuando llega la crisis, agudiza el ingenio y se pone a buscar fórmulas para crear empleo: de ahí surgieron las escuelas taller, las lanzaderas, que han formado en dos periodos oscuros a cerca de 800.000 parados. Ahora planea reconvertir energéticamente los edificios públicos también con desempleados. Ah…, y en sus ratos libres hace documentales para televisión o escribe ensayos y novelas como La luz y el misterio de las catedrales y su Trilogía de la Reconquista. Acaba de ganar el Premio Primavera de narrativa con El corazón con que vivo, una obra sobre la guerra civil. En resumen: “Yo soy transversal”. 

Seguir leyendo.

La otra cara del Thyssen

Este es un viaje al interior de un museo: el madrileño Thyssen-Bornemisza, uno de los tres vértices del llamado triángulo del arte (que completan el Prado y el Reina Sofía), donde se guardan las colecciones del barón Hans Heinrich Thyssen, fallecido en 2002, y su esposa, Carmen Cervera. Pero no se trata de hacer un recorrido por las salas donde el año pasado transitaron 1.034.941 de visitantes, ni de poner el foco en sus más de 600 artistas y cerca de mil cuadros desplegados en sus muros. Esta es una incursión a la trastienda del palacio de Villahermosa: un acceso privilegiado a algunos de esos espacios que casi nunca se ven y apenas se oyen, pero que, sin su trabajo, el museo no podría sacar adelante su día a día.

Seguir leyendo.

Arco 2020 refuerza el protagonismo de los artistas

Arco es, ante todo, una feria en la que se trata de que las galerías participantes vendan cuanto puedan, pero la 39ª edición que se celebrará entre el 26 de febrero y el 1 de marzo en los recintos feriales de Madrid va a dar mayor protagonismo a los 2.000 artistas que exhibirán su obra en las 209 galerías participantes −seis más que el año pasado, 171 en el programa general–, según ha asegurado Maribel López en su estreno como directora del evento.

Seguir leyendo.

La principal feria del arte contemporáneo de Latinoamérica reivindica el feminismo

La artista peruana Ana de Orbegoso se pasea orgullosa por los pasillo de Zona Maco, la feria de arte contemporáneo más grade de Latinoamérica que reúne a más de 210 expositores de 26 países, vistiendo un chaleco con la leyenda: “Vivas nos queremos”. Es la apuesta de este festival por reivindicar la lucha de las mujeres contra la violencia machista, que en el caso de México arroja cifras de horror: diez mujeres asesinadas al día.

Seguir leyendo.